Jeff Wallman - 19th octubre 2021

El Texto como Templo

El proyecto de preservación Dharani con la Biblioteca del legado asiático y el Instituto de estudios budistas Nagarjuna

Este otoño, en colaboración con el Instituto Nagarjuna de Estudios Budistas (INEB), ubicado en Katmandú , La Biblioteca del legado asiático lanzó un proyecto innovador de Literatura budista en sánscrito para preservar miles de páginas manuscritas conocidas como Dharani. En ocasiones traducido como «hechizos», estos textos son comprendidos por diversas comunidades budistas a lo largo de un gran lapso de tiempo y geografía como algo que enseñó el Buda Shakyamuni con dos propósitos clave: en primer lugar, proporcionar protección contra la desgracia y la calamidad mundana, y en segundo lugar, para esparcir la esencia de las enseñanzas budistas, el Dharma. 

Rezo del Prajnaparamita, Templo Dorado, Katmandú, Nepal. Foto: Edward Sczudlo 

Bajo la dirección del Director general de INEB, Milan Shakya, y el profesor adjunto de la Universidad de Occidente (UWest) Miroj Shakya, los especialistas de INEB reunirán los documentos escritos a mano-algunos de ellos con cientos de años de antigüedad-que se encuentran en el valle de Katmandú, en Nepal, para fotografiarlos y elaborar un catálogo detallado y descriptivo. Posteriormente, los asociados de INEB comenzarán a transcribir los textos a partir de las ornamentadas escrituras del sánscrito original. El fruto de este trabajo serán los textos electrónicos ingresados en la base de datos de la Biblioteca del legado asiático, cada uno de ellos con una imagen de la página en el manuscrito maravillosamente ilustrado.

Un bello ejemplo de escritura Newari Ranjana del manuscrito Ashtasahasrika Prajnaparamita encontrado en Nepal. Foto: cortesía de la Biblioteca Real Danesa, Copenhague, Dinamarca.

El significado de dharani es complejo y sensible en su contexto. La literatura Dharani es de las tradiciones menos estudiadas escriturales budistas, a pesar de la importancia de sus prácticas que se remontan al menos dos milenios a través de toda la extensión geográfica de las tradiciones budistas en Asia, van desde la India hasta China y Japón, y desde Corea hasta Las Filipinas. Este es el caso, en particular, de la gente Newar de Nepal, donde todavía abundan manuscritos en el sánscrito original de estas obras poco estudiadas.

Práctica del Dharani

Al igual que en Asia Oriental, muchas prácticas budistas Newar incluyen en textos de dharini conjuros centrados en el encantamiento, sus orígenes, sus beneficios y las instrucciones para su uso. Una de estas escrituras dharani ya digitalizada y transcrita por el Proyecto Dharani es la Grahamatrika («Madre de los Planetas»), un texto que también gozó de gran popularidad en el norte de la India, Asia Central y el extremo occidental de China. La escritura comienza con el Buda situado en la mítica ciudad Adakavati, rodeado de una asamblea de seres mágicos y bodhisattvas, junto con los planetas y otros seres astrales. El bodhisattva Vajrapani pregunta a Buda cómo pueden los seres protegerse de las influencias negativas de los planetas. El Buda enseña entonces la recitación de un dharani para cada uno de los planetas y la construcción de un modelo planetario (mandala), y finalmente la oración (mantra) de la Madre de los Planetas.

Manuscrito Grahamatrika preservado por el Proyecto de la Biblioteca del legado asiático Dharani. Foto: Archivos Asha, Kathmandu, Nepal

Esta práctica de Grahamatrika, estructurada en torno al ritual de apaciguamiento de los planetas, es llevada a cabo por los budistas Newari de Nepal con el propósito de lograr la paz, prosperidad y el bienestar del mundo, de forma similar a cómo hoy en día se lleva la práctica del Buda de la Medicina en China.

Realización de la ceremonia de Grahamatrika en Kathmandu con el Sacerdote Newari, Deepak Bajracharya. Foto: Edward Sczudlo

Al igual que los sutras en el budismo Mahayana, fundamentales en la vida espiritual del budismo Newar, los textos dharani en sí mismos son objetos de reverencia y culto. En los primeros siglos del primer milenio, cuando el Buda histórico desapareció físicamente del mundo durante casi 500 años, las enseñanzas -el Dharma- pasaron a considerarse cada vez más como la presencia física permanente de Buda en el mundo. Para ciertas comunidades, esto daría lugar a uno de los rasgos más distintivos del Mahayana: las prácticas con devoción dirigidas a las escrituras como objeto. Este «culto al libro» se practica de forma única hasta nuestros días en las comunidades budistas Newar de Nepal. Por lo tanto, la importancia duradera del dharani en Nepal se entiende mejor no como una anomalía de la cultura Newar, sino más bien como una característica universal de la espiritualidad budista que está especialmente bien ilustrada en Nepal.

Importancia del proyecto

El proyecto de la Biblioteca del legado asiático-INEB Dharani es importante en varios niveles. Localmente, este proyecto de preservación tiene un significado vital para las culturas del valle de Kathmandu y el Budismo Newar, por lo que los textos de dharani, como objetos de veneración y manuales de instrucción de rituales, se sostienen como el corazón mismo de la vida sagrada y social.

Una niña Newari hace una ofrenda de rezo al Templo Dorado. Foto: Edward Sczudlo

En términos más generales, Nepal nos hereda sus dharani, un recurso inestimable para el estudio de la historia de las ideas y la cultura a través del tiempo y espacio. Esto es especialmente cierto en el caso del movimiento histórico del budismo desde el sur de Asia y los Himalayas hasta China, Corea y Japón, donde han florecido las prácticas rituales basadas en dharanis.

Por último, y lo más importante, con respecto a la búsqueda de la sabiduría y el florecimiento humano, la dharani, junto con sus prácticas asociadas, proporcionan una visión inexplorada de la construcción y mantenimiento de objetos y espacios sagrados durante miles de años en toda el Asia budista. Sigue siendo importante y convincente para todos los que buscan transformarse a sí mismos y a su mundo de acuerdo con los principios espirituales de bondad y el cuidado de otros. Si la dharani es en efecto un «hechizo» que funciona para generar bienestar, haríamos bien en intentar comprender la ecología de las prácticas necesarias para su eficacia.

Historia de la colaboración con INEB

El INEB fue fundado en 1980 en Lalitpur, Katmandú, por el difunto Min Bahadur Shakya, un gran conservador de manuscritos sánscritos budistas mahayana y erudito budista indotibetano de la época. Desde entonces, la INEB se ha convertido en un centro prominente alojado en un edificio de cuatro plantas en el corazón del distrito de Lalitpur, una ubicación estratégica entre las tres universidades. La INEB también posee una de las bibliotecas más extensas de textos budistas mahayana de Nepal. Los dos hermanos, el Dr. Miroj y Milan Shakya, continúan el legado de su padre, colaborando hoy en día con varias organizaciones occidentales como el proyecto del Canon Budista Sánscrito Digital, UWest, BudistaDigitalCentro de Investigación y Iniciativa del Atlas Cultural Electrónico, Universidad de California, Berkeley.

Kiran Shakya, El Dr. John Campbell y el Dr. Miroj Shakya frente al edificio INEB, en 2019. Foto: Biblioteca del legado asiático

La Biblioteca del legado asiático se reunió por primera vez con el Dr. Miroj Shakya en 2017 con la esperanza de encontrar importantes manuscritos sánscritos en Nepal, siendo los más importantes que aún existen en nuestro planeta. El tiempo era esencial ya que la devastación por el terremoto de 2015 dejó las circunstancias en estado frágil. Se inició una hermosa conexión entre el Dr. Shakya y el equipo de la Biblioteca del legado asiático, con un viaje al INEB en 2018. Reconocimos la increíble oportunidad de trabajar juntos para preservar mejor los manuscritos de Nepal. Valoramos la importancia de que Biblioteca del legado asiático tuviera una base en Nepal, ya que el costo de vida allí nos permitiría capacitar y ofrecer buenos salarios a nuestros colaboradores, así como estar ubicados donde activamente podemos buscar estos preciados manuscritos y trabajar directamente con coleccionistas y bibliotecas.

Ambos hermanos abrieron las puertas para que la Biblioteca del legado asiático conociera importantes bibliotecas como los Archivos Asha y a coleccionistas locales de manuscritos. Nuestra relación con los Archivos Asha ha demostrado ser de importancia, mientras descubrimos muchos manuscritos interesantes que actualmente se están capturando.

Dr. Miroj Shakya, Dr.John Campbell, y Vimala Sperber en los archivos Asha, 2019. Foto: Edward Sczudlo

También ayudamos a renovar el edificio de INEB para nuestros proyectos de transcripción y escaneo y patrocinamos una clase para capacitar a estudiantes en las antiguas escrituras de la lengua Newari. Con orgullo tuvimos nuestra generación de graduados en 2019.

INEB Generación 2019 de escritos antiguos con el profesor Kiran Shakya. Foto: Edward Sczudlo

De esta clase contratamos al profesor Kiran Shakya, experto en la antigua escritura Newari para supervisar el proyecto de transcripción. Varias de las alumnas fueron contratadas como transcriptoras. Nuestros personal ha estado trabajando con nosotros por dos años, incluso durante la pandemia, y muy agradecidos por su trabajo en la preservación de su propio patrimonio. Muchos nepalíes son de escasos recursos y les es difícil proveer para sus familias, sobre todo en esta época, por lo que estamos agradecidos de poder contribuir a la vez de esta manera.

Desde entonces hemos ampliado nuestro proyecto en INEB, renovando un aula y varias estaciones de trabajo, comprando varias computadoras y equipos de escaneo.  

El Dr. John Campbell hace una demostración para los transcriptores en una de las estaciones de trabajo recién renovadas en el INEB, 2019. Foto: Edward Sczudlo
Un transcriptor trabaja en una estación de trabajo recientemente renovada en INEB, 2019. Foto: Edward Sczudlo

A partir del 1º de septiembre, la Biblioteca del legado asiático empezó a rentar el último piso del edificio del INEB, que acaba de ser renovado. Incluso durante la pandemia del año pasado, todos trabajaron arduamente e hicieron un gran trabajo. Estamos muy orgullosos de nuestro equipo de INEB, se ha convertido en un modelo para nuestros futuros centros de transcripción. Muy pronto necesitaremos apoyo para comprar más equipos, así como para capacitar y contratar personal para el lanzamiento histórico de nuestro Proyecto de Preservación de Dharani. 

¡La familia INEB envía su amor y gratitud! Foto: Foto: Edward Sczudlo

Go back